Doce años tardó la sonda de la NASA New Horizons (Enero-2006 a Enero 2018) en alcanzar Ultima Thule, hasta el momento el objetivo más lejano de la historia de la exploración espacial.

Ultima Thule es un planetoide de 35 kilómetros de largo por 15 de ancho, con forma de cacahuete situado a 6.600 millones de km. de la tierra y fue sobrevolado por la sonda, que alcanzaba en ese momento una velocidad de 18 km/seg.,  a solo 2.000 km.

Seis horas, a la velocidad de la luz, tardaron en llegar los primeros datos a la Estación de la NASA  situada en Madrid, en las primeras horas del día 1 de enero de 2019.