Superior: adj. Excelentemuy bueno

Está claro que los seres humanos no valoramos lo que tenemos. Todas las cosas maravillosas que poseemos las hemos asumido y asimilado rápidamente y las consideramos como algo normal. Solo nos acordamos de la importancia de nuestro coche, televisión y lavadora cuando está averiados. Es algo que entra dentro de la normalidad en la naturaleza humana.

También es lógico que, al levantarnos por la mañana, no hagamos una glosa manifestando lo bien que nos sentimos por pertenecer a una nación que dio los mejores escritores, pintores y escultores a la humanidad, una nación que descubrió un nuevo continente, que circunnavegó el planeta y puso las bases de la globalización. Una nación sin la que no podríamos explicar la historia de la humanidad, a la que aportó los mejores artistas y pensadores.

Estamos acostumbrados (y, lamentablemente, hemos asumido en parte) a los ataques a España por parte de potencias extranjeras, propagando mentiras durante siglos, muchas veces envidiosas de nuestro poderío y de nuestra rica historia.

Pero nunca hasta hoy hemos visto ataques contra nuestro país venidos de dentro, y esto es mucho más peligroso. Ataques furibundos de gentes que minan los cimientos de su propio país cuestionando su historia, sus costumbres y a sus ciudadanos insignes sin una crítica a los de otras naciones, que en épocas similares hacían cosas mucho peores, sin una comparativa que nos de una perspectiva de conjunto.

Está claro, solo les importa destruir el sistema para llegar al poder.

Pretendemos ser una voz para explicar los motivos por los que estamos orgullosos de ser españoles. España es un gran país, diverso, de gente maravillosa que no merece los ataques que está sufriendo por unos populistas que solo pueden medrar en la medida en que nuestra nación se achique.

En esta publicación solo verán noticias en positivo. Dirán ustedes, con toda razón, que no somos perfectos y que la divulgación de noticias negativas ayuda a mejorar, y que necesitamos conocer lo bueno y lo malo.

Pero es que de esto último, sobra.